Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios

gobierno de cantabria
el diario montañes
Ribamontán al Monte historia escudo de Ribamontán al Monte


El yacimiento localizado en el monte de La Garma de Omoño, descubierto en 1995, se ha revelado como uno de los más importantes de la Península Ibérica y ha proporcionado miles de evidencias de pobladores humanos que van desde el Paleolítico Inferior hasta la Edad Media. Entre ellas se cuentan algunas que han servido para probar la relación que mantenían las poblaciones paleolíticas del Cantábrico con aquellas del Mediterráneo.

Como en buena parte de Trasmiera, son escasas las evidencias datadas en el periodo de administración romana. Se han localizado restos de un pequeño asentamiento romano-indígena en el vecino Ribamontán al Mar.

Los primeros testimonios documentales referidos al municipio se remontan a los primeros siglos del milenio. Anero aparece por primera vez en 1084 (en 1086 se registra el concejo de esta población); Pontones, Valle de Hoz y Toraya lo hacen en 1210. A lo largo de aquel periodo los lugares de esta zona se organizan en una serie de entidades administrativas que terminan conformando la Junta de Ribamontán; se trata de los concejos de Anero, Carriazo, Castanedo, Cubas, Galizano, Langre, Las Pilas, Liermo, Latas (Somo y Loredo), Omoño, Pontones, Suesa, Valle de Hoz y Villaverde. Aquella Junta es una de las cinco que integran la Merindad de Trasmiera, distrito articulado a lo largo de la Edad Media, que tenía su centro en Hoz de Anero y estuvo integrado en el Corregimiento de las Cuatro Villas de la Costa de la Mar desde tiempos de los Reyes Católicos.

Durante la Edad Moderna Trasmiera fue cuna de numerosos maestros canteros activos en numerosas empresas civiles y religiosas que entonces se acometieron en la Corona española. Los artífices de la Junta de Ribamontán en particular cobrarán importancia a partir del siglo XVII como difusores del clasicismo tardío y el barroco.

En 1822 se instituyeron los ayuntamientos constitucionales y la Junta se dividió en dos: Anero (Anero, Cubas, Liermo, Omoño, Las Pilas, Pontones, Valle de Hoz y Villaverde) y Ribamontán al Mar. En 1835 se adoptó la denominación actual de Ribamontán al Monte. Ha pertenecido a los partidos judiciales de Liérganes (1822), Entrambasaguas (1835), Santoña (1885), Santander (1965) y Santoña, en el que permanece.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies