Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios
web municipal

gobierno de cantabria
el diario montañes
Piélagos historia escudo de Piélagos
linea decorativa linea decorativa


En este valle se han descubierto desde mediados del siglo XIX un buen número de yacimientos en cuevas que testifican la existencia de poblamiento desde el Paleolítico. Entre ellos destacan las cavidades de Covalejos, los Cirrios, Santián, o un castro en los alrededores de Renedo. Allí se han hallado cerámicas que permiten localizar un poblamiento desde el Paleolítico Superior y la Edad del Bronce hasta la Alta Edad Media.

Las primeras referencias escritas sobre la existencia de iglesias y núcleos de población, vinculadas a la Abadía de Santillana, datan de poco antes del año 1000, como sucede con la iglesia de Santa María de Renedo (983), San Julián y Santa María de Arce (981). Piélagos dependía de la Abadía de Santillana. Sin embargo, en la Baja Edad Media se consolidó el papel de los linajes locales, como el de Garci Fernández Manrique sobre el concejo de Renedo. No obstante, fue la Casa de la Vega, en concreto la de Gonzalo Ruiz de la Vega, la que detentó los derechos de realengo, según consta en el privilegio que otorgó el rey Alfonso XI en 1335. A comienzos del siglo XV, el señorío de la Casa de Vega se consolidó en el municipio, según se confirma, en 1444, por carta real de Juan II a Íñigo López de Mendoza, futuro marqués de Santillana.

Piélagos fue el primero de los valles en recurrir a la vía del derecho para emanciparse de la jurisdicción de señorío, entablando el denominado Pleito Viejo hacia 1430. Dicho litigio se prolongó a lo largo de siglo y medio y supuso el antecedente del conocido como Pleito de los Valles, que culminó con una sentencia de revisión, en 1581, que afectó a diversos valles, entre ellos el de Piélagos, que volvió así a depender de la Corona y que se organizó en cuerpo de provincia llamada Provincia de los Nueve Valles, cuya capital de juntas se constituyó en Puente San Miguel. Los procuradores y diputados del Valle de Piélagos asistieron a las juntas y tomaron parte activa en la formación de las ordenanzas para la unión de los distritos en 1727, así como también para la creación de la Provincia de Cantabria, sancionada posteriormente en 1779 por el rey Carlos III.

Con el advenimiento del régimen constitucional (1820-1823), el Valle de Piélagos se dividió en los ayuntamientos de Arce y Piélagos para pasar a fusionarse definitivamente en 1835 en un solo municipio, con capital en Renedo, del que hacia 1980 fue segregada la localidad de Rumoroso, que pasó al municipio de Polanco.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies