Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios

gobierno de cantabria
el diario montañes
Lamasón historia escudo de Herrerías
linea decorativa linea decorativa


El municipio de Lamasón se corresponde con la suma de los cinco concejos que antiguamente formaban aquel de la misma denominación y que se articuló bajo el nombre común de valle de Lamasón, uno de los de las Asturias de Santillana.

Existen ciertos vestigios arqueológicos que aportan datos sobre la más antigua ocupación humana de estas tierras gracias al descubrimiento de la cueva de Los Marranos. Situada en Venta de Fresnedo, en una de las márgenes del río y a escasos metros de la carretera, conserva grabados (bastante indefinidos) y pinturas que se situarían entre el Solutrense Final y el Magdaleniense Inicial Cantábrico.

Los restos históricos más antiguos del valle de Lamasón corresponden a las iglesias románicas de Lafuente y Sobrelapeña, que datan del siglo XII, según se constata por los restos de los edificios primitivos románicos y que acusan una mezcla de primitivismo presente en los capiteles. Esto manifiesta la antigüedad del poblamiento de los lugares de Cires, Lafuente, Quintanilla, Río y Sobrelapeña, que aparecen conjuntamente en las fuentes medievales con el nombre de concejo de Lamasón, tal y como se configura en el Apeo de 1404.

Algunos de estos lugares eran de behetría y dependían de la Casa de Castañeda. Así lo constata el hecho de que, en 1438, entre los bienes del conde de Castañeda se encontrara la iglesia de Santa María de Lamasón. Pero además había una cierta influencia en el territorio del solar de la Vega, pues el Apeo de 1404 indica que doña Leonor de la Vega recaudaba derechos señoriales y la conjunta administración de los bienes de aquel señorío disperso. Para ello el almirante Diego Hurtado de Mendoza nombraba un mayordomo con la finalidad de recaudar las rentas en Val de San Vicente, Rivadedeva, Peñamellera, Camijanes y Lamasón. Sin embargo, no hay constancia de que el valle de Lamasón pasase íntegramente a la dependencia señorial; al contrario, permaneció en el realengo junto con Herrerías y Peñarrubia, formando el enclave oriental exento de dependencia señorial que aparece unido en la documentación fiscal de la época moderna, tal y como se advierte en el censo de 1591. Así pues, eran mayoritariamente tierras de realengo y el regidor pedáneo y el alcalde eran nombrados por el rey.

Lamasón conservó su singularidad histórica milenaria configurándose, allá por el año 1822, como uno más de los ayuntamientos constitucionales de la región.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies