Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios
web municipal

gobierno de cantabria
 
el diario montañes
Santa Maria de Cayón historia escudo de Santa Maria de Cayón
linea decorativa linea decorativa


No existe constancia de poblamientos prehistóricos en el municipio y los primeros vestigios arqueológicos conocidos se reducen a algunos hallazgos aislados, como un hacha pulimentada sin adscripción cronológica concreta. No obstante, es de suponer que el territorio estuviera habitado por la población paleolítica que ocupó la zona costera y los valles bajos de la región dados los restos hallados en cueva Morín, en el vecino municipio de Villaescusa.

El término municipal se corresponde con el mismo que el de los nueve concejos que formaban el antiguo valle de Cayón, uno de los de la Merindad de las Asturias de Santillana. Este valle se documenta, tanto por su nombre como por el de las iglesias que nuclearon la población, desde comienzos del siglo IX.

Las primeras referencias aparecen en la Alta Edad Media, en concreto en los primeros años del siglo VIII, con la llegada de gentes de Castilla favorecida por la Repoblación de Alfonso I. En el año 811 aparece documentado el monasterio de San Vicente de Esles, en el 816 la iglesia de Santa María de Cayón y un año más tarde San Andrés en Argomilla de Cayón, lo que dio lugar a otras tantas unidades de poblamiento.

Precisamente en el documento del año 816 referido a Santa María de Cayón se menciona el ‘Val de Cayone’, lo que hace remontar hasta comienzos del siglo IX la existencia del valle con su nombre actual.

En la Baja Edad Media, Santa María de Cayón era un concejo de behetría ‘de mar a mar’ vinculado a los linajes de Obregón y Ceballos, tal y como se constata en el Libro de las Merindades de Castilla (1351). Sin embargo, pocos años después, aún manteniéndose el régimen de behetría, en muchos de estos concejos existen indicios de la penetración de la casa de la Vega, cuya jurisdicción se consolidó de modo definitivo a través de la carta real de Juan II en 1444.

Pero el régimen señorial y la inclusión de esta tierra en el señorío de la Casa de la Vega encontró en el Valle de Cayón, como en una parte importante de las Asturias de Santillana, una resistencia que desembocó en el Pleito Viejo y posteriormente en el Pleito de los Valles, sustanciado definitivamente con la sentencia en revisión de 1581 a través de la cual Cayón volvió a ser de realengo.

De este modo, el valle regresó a su condición como uno de los Nueve Valles de las Asturias de Santillana. En 1630 recibió del rey Felipe IV la facultad de ser regido por sus propios alcaldes, elegidos por sufragio abierto, y, desde el primer momento, envió a sus representantes o diputados a las Juntas de Puente San Miguel en donde se constituyó en el siglo XVIII la Provincia de Cantabria.

Con la llegada del régimen constitucional, en 1882, el valle fue dividido en dos ayuntamientos constitucionales, el de Argomilla y el de Santa María de Cayón, dentro del partido judicial de Ontaneda. En 1835 se unieron en uno, tal como ha llegado hasta la actualidad, pero integrado en el partido judicial de Villacarriedo, dentro del que permaneció hasta hace treinta años, en que pasó al de Santander. En 1992 fue incorporado al de Medio Cudeyo.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies