Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios
gobierno de cantabria
 
el diario montañes
Valderredible patrimonio religioso
patrimonio arqueológico
 
patrimonio civil
linea decorativa linea decorativa

En Valderredible se concentran prácticamente todas las ermitas rupestres de cronología altomedieval (siglos IX y X), manifestaciones de las comunidades cristianas de la época de la Repoblación, que existen en Cantabria. Se trata de recintos excavados en piedra arenisca wealdense (conformada en la era Terciaria), carentes, en la mayor parte de los casos, de elementos formales y motivos decorativos, aunque presentan algunas influencias estilísticas del arte asturiano y del mozárabe. Si han sobrevivido, se debe en buena medida al mimetismo de estos templos con el paisaje circundante. Se trata de la ermita de San Acisclo y Santa Vitoria (Arroyuelos), Santa María de Valverde (Santa María de Valverde), La Virgen del Carmen (Cadalso) y la ermita de San Miguel (Campo de Ebro).

La ermita de San Acisclo y Santa Vitoria de Arroyuelos es un templo de dos naves y en su estructura se aprecian las características de la arquitectura mozárabe en el uso sistemático del arco de herradura, en planta y alzado, y en la complicación de los espacios excavados. En el exterior, como es habitual en los conjuntos eremíticos de esta área, presenta una necrópolis de tumbas excavadas en la roca.

Santa María de Valverde, en la localidad homónima, está considerada una de las joyas de la arquitectura rupestre cantábrica. Conocida popularmente como la ‘catedral’, cuenta con una torre de espadaña, de época románica, y cuatro cuerpos, que parece surgir de la tierra; presenta dos naves con sus respectivos arcos de medio punto. Su aspecto actual es el resultado de las diferentes reformas y ampliaciones llevadas a cabo, que se deben a que ésta es una de las pocas iglesias rupestres de la zona que han estado abiertas al culto de forma ininterrumpida desde su creación. El interior de la cueva es un conjunto de gran belleza por su rústico primitivismo y su acogedor ambiente. En el exterior había una amplia necrópolis de la que quedan escasos restos visibles. Fue declarada Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento en 1985

La Virgen Del Carmen de Cadalso es una construcción sencilla, con una nave y ábside semicircular irregular, casi trapecial, que data de los siglos VIII y IX. Fue declarada Bien de Interés Cultural en 1983. En la fachada sur se abren pequeños vanos y la puerta en arco ligeramente de herradura. En su exterior existen sepulcros rupestres.

San Miguel de Campo de Ebro, situada junto a la iglesia parroquial de San Millán, es una pequeña capilla excavada en un afloramiento de arenisca, presenta una sola nave y ábside de planta rectangular con arco triunfal de medio punto irregular. Fue declarada Bien de Interés Cultural en 1985.

Son numerosos las muestras de patrimonio románico del municipio, de todas ellas sobresale la Colegiata de San Martín de Elines, (las otras grandes colegiatas románicas son Santa Juliana en Santillana del Mar, Santa Cruz de Castañeda y San Pedro de Cervatos). San Martín de Elines es una antigua fundación benedictina creada sobre un asentamiento religioso ya existente en tiempos mozárabes. La iglesia fue construida a principios del siglo XII ?posiblemente sobre la fábrica mozárabe, que consta en ruina en el año 1102?. Consta de una sola nave de dos tramos, precedida de un crucero destacado en alzado, una torre circular de 24 m de altura en la fachada sur y ábside semicircular, que lleva dos pisos de arcaduras, ciegas las inferiores y con tres ventanales abiertos y abundantemente adornados con finas arquivoltas las superiores. El interior del templo sobresale por sus arquerías murales y la riqueza escultórica. Llama la atención en particular su bóveda central, sobre pechinas, que descansa sobre cuatro imponentes columnas coronadas por con capiteles cilíndricos figurados, de singular y original prestancia, con representaciones de animales devoradores, sobre todo leones, la adoración de los Reyes Magos y la degollación de los niños inocentes. Además, una colección de canecillos de todo tipo sujetan las cornisas de la iglesia. El arranque del enlucido de los muros destruyó los testimonios de pintura mural que se cree los cubrían, han sobrevivido varios restos que se cuentan entre los únicos testimonios de pintura románica de Cantabria. Se trata de dos figuras masculinas, consideradas restos de un apostolado (en otros puntos del templo se han podido observar otros fragmentos de testimonios pictóricos).

El templo tiene adosado un claustro de planta rectangular, construido en el siglo XVI. En él se conserva una colección de laudas sepulcrales románicas, en el muro de cierre del jardín, así como un sepulcro gótico completo, llamado del Caballero Peregrino, adosado al al muro norte. Se estima que pudiera haber pertenecido a un infante de Castilla. En el centro de la caja se encuentra la figura del pantócrator y cinco arquillos apuntados que enmarcan varios personajes. Presenta dos bandas con motivos vegetales que enmarcan una espada con la inscripción ANNO DOMINI/M: CC XXXI. En el embasamento presenta dos soportes con elementos de figuras animales echadas esculpidas. En excavaciones realizadas en el suelo del claustro se comprobó que se había utilizado como material restos de distinta procedencia, en principio de los alrededores de la colegiata. En conjunto arquitectónico fue declarado Monumento Monumento Histórico Artístico Nacional en 1931.

Otros elementos del rico patrimonio religioso de este municipio incluye también los templos de Santa Marina (Allén del Hoyo), San Vicente Mártir (Arantiones), Santa María (Arenillas de Ebro), Santa Leocadia (Castrillo de Valdelomar), San Miguel (Cejancas), San Cosme y San Damián (Cubillo de Ebro), San Agustín (San Martín de Valdelomar), La Asunción (Espinosa de Bricia), San Vicente (Loma Somera), San Marcos (Montecillo), Santa María de Hito (Santa María de Hito), María la Mayor (Navamuel), San Martín (Quintanilla de An), Santa María (Quintanilla de Rucandio), San Vicente (Rebollar de Ebro), San Miguel (Renedo de Bricia), La Inmaculada (Riopanero), La Magdalena (Rucandio), Soto (Rucandio), San Pedro (Ruijas), Santa Lucía y San Andrés (San Andrés de Valdelomar), San Cristóbal del Monte (San Cristóbal del Monte), San Martín (Sobrepenilla), La Asunción (Villamoñico), San Juan Bautista (Villanueva de Nía) Villaverde de Hito (Villaverde de Hito)

Santa Marina de Allén del Hoyo es un templo del XIII, que pasó a convertirse en pórtico del actual, tardogótico. San Vicente Mártir de Arantiones custodia un retablo mayor de mediados del XVIII, ejecutado conforme a los modelos vallisoletanos de Pedro Correas. Santa María de Arenillas de Ebro es un templo sencillo de una nave con cubierta de madera. Santa Leocadia de Castrillo de Valdelomar es un templo de una nave con ábside semicircular cubierto por una bóveda de cascarón, con acceso por portada de arco apuntado; se trata de un templo románico de cronología muy avanzada (S. XIII).

San Miguel de Cejancas es un templo con ábside románico del XIII, al cual se abrió la sacristía en el XVII, con bóveda de crucería estrellada. San Cosme y San Damián de Cubillo de Ebro, custodia una pila bautismal románica. San Agustín de San Martín de Valdelomar es un templo de origen románico con una nave dividida en dos tramos, cubiertos por bóvedas de crucería, que termina en capilla mayor con bóveda de horno. La Asunción de Espinosa de Bricia es un amplio templo que todavía mantiene una portada románica. San Vicente en Loma Somera presenta una serie de canecillos románicos.

San Marcos de Montecillo es un templo de origen románico de una nave con ábside cuadrado, con una espadaña del XVIII. Santa María de Hito, situado en la localidad homónima, es un templo que se estima levantado en su mayor parte a finales del XVII; se compone de una nave de dos tramos y una capilla abierta en el lado del evangelio de la mayor, decorada con los cuatro evangelistas ejecutada hacia 1689. Santa María la Mayor de Navamuel es un templo de grandes dimensiones, compuesto por una nave de origen románico, datada a finales del XII, principios del XIII; está rematada por un ábside semicircular a la cual se añadió otro cuerpo, con remate en testero plano.

San Martín de Quintanilla de An es un templo de origen románico, con un artesonado del XVI de filiación mudéjar. Santa María de Quintanilla de Rucandio es un templo de finales del XII, principios del XIII; conserva incrustado en un muro del pórtico un tímpano labrado con un relieve de la adoración románica de los reyes magos. San Vicente de Rebollar de Ebro es un templo del siglo XIII, reformado en el XVI y de nuevo en el XIX. La Inmaculada de Riopanero es un templo de origen románico de una nave con ábside del XVI. La Magdalena de Rucandio conserva una espadaña románica.

San Pedro de Ruijas es un templo de una nave con ábside cuadrangular, con acceso por una interesante portada de tres arquivoltas. Santa Lucía y San Andrés de San Andrés de Valdelomar es un templo románico de hacia el siglo XII, de una nave con un estrecho ábside semicircular. San Cristóbal del Monte, situado en la localidad homónima, es un templo de una nave; presenta varios elementos románicos, entre ellos una puerta, en la actualidad tapiada. San Martín en Sobrepenilla es un templo de una nave con ábside cuadrangular cubierto por arco apuntado; cuenta con una interesante decoración escultórica historiada en los capiteles del interior y una portada modificada en 1705.

La Asunción, de Villamoñico es un templo de origen románico muy modificado y San Juan Bautista de Villanueva de Nía, es un templo de tres naves que conserva en buen estado un ábside de origen románico (S. XII); posee una interesante y una profusa serie de canecillos y capiteles románicos con decoración escultórica que remite estilísticamente a San Pedro de Cervatos y algunos templos del valle del Besaya. Por último, la iglesia de Villaverde de Hito es sencillo templo con espadaña románica.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies