Cantabria 102 Municipios 
liébana
occidente
saja-nansa
besaya
campoo
santander
pas-miera
trasmiera
asón-agüera
oriente
descripción general
historia
personajes
patrimonio
naturaleza
población
núcleos de población
economía
etnología y folklore
gastronomía y hostelería
guía de servicios
buscador de municipios

web municipal

gobierno de cantabria
 
el diario montañes
Limpias historia escudo de Limpias
linea decorativa linea decorativa


La historia de este municipio ha dejado huellas prehistóricas en la cueva del Ciruelo, en Seña, que ha proporcionado restos de cerámica de la Edad del Bronce. Al igual que en los municipios vecinos, los pastores megalíticos construyeron túmulos y menhires (Yelso de Hayas), y dejaron también algún resto metálico como el puñal de bronce hallado en Limpias.

El núcleo de Limpias se formó alrededor del monasterio de San Pedro y sufrió los embates señorializadores de la casa de Velasco. A finales del siglo XIV, Enrique III lo empeñó a cambio de un préstamo de 15.000 florines que el rey necesitaba para financiar la guerra con Portugal a su camarero mayor Juan de Velasco, de lo que se redimieron los vecinos satisfaciéndola mediante derrama con el fin de recuperar su condición de realengo. De este modo, y aunque recuperó su condición de villa de realengo, compraron a la Corona el privilegio de acogerse al Fuero de Vizcaya. A pesar de ello, Limpias nunca fue admitida en las Juntas Generales del Señorío de Vizcaya, pero ello permitió al municipio estar exento de impuestos hasta el final del Antiguo Régimen.

La villa fue también uno de los puntos en el camino de tránsito entre Laredo y Burgos, recorrido en 1497 por el séquito real que acompañaba a doña Juana e Isabel la Católica para embarcarse en la villa pejina hacia Flandes. Este camino real entre Laredo y Burgos fue recorrido también en 1556 por el emperador Carlos V para dirigirse hacia su retiro en el monasterio de Yuste. Esta situación geográfica hizo crecer la población, cuyo auge propició la construcción de diversos molinos como el de Trambasaguas o el del Parral, ambos en 1729.

Limpias tuvo también un importante puerto llamado del Ribero por el que se exportó desde el siglo XVI gran cantidad de hierro, madera y fruta a Inglaterra y Flandes. En el siglo XIX se convirtió en puerto emisor del trigo castellano, especialmente hacia América. Paralelamente a la pérdida de las posesiones coloniales, la actividad portuaria fue abandonada a comienzos del XX.

Sin embargo, el municipio cobró especial protagonismo en 1919 en torno al milagroso Cristo de la Agonía, que preside el retablo mayor de la iglesia parroquial y que, según explicó una niña, había movido los ojos. Esta versión fue corroborada por más de cincuenta personas y, posteriormente, los padres Capuchinos de la Misión comprobaron también que el Cristo sudaba como los moribundos en agonía. Este hecho propició la peregrinación en masa a Limpias y también la construcción de una Casa de Socorro para atender los problemas sanitarios provocados por la excitación que ocasionaba la repetición de los milagros. Otro hecho notable en Limpias fue la construcción a finales del XIX de grandes centros escolares con una avanzada pedagogía como el colegio de las hermanas de la Cruz (1861) o el de los Padres Paúles, inaugurado en 1900.

A nivel institucional, la villa de Seña se mantuvo hasta el periodo constitucional bajo la jurisdicción de Laredo, pero en 1868 un decreto obligó a la fusión de Seña y Limpias en un solo municipio.

 

© Copyright EL DIARIO MONTAÑÉS, Editorial Cantabria Interactiva S.L. CIF:B39495460 C\ La Prensa s/n 39012 Santander Registro Mercantil de Santander,
Tomo 723, Folio 165, Sección 8ª, Hoja S11607, Inscripción 1ª     Aviso Legal / Política de privacidad/ Política de Cookies